América Vuela
Julio 5 ,2020

3195

Con la opinión de Héctor Dávila

El Grupo Aeroméxico y sus pilotos, bajo la bandera de ASPA (la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México), como sabemos hicieron circo, maroma y teatro tratando de ponerle el pie a la aerolínea árabe Emirates Airlines, buscando a toda costa impedir el disfrute de esta extranjera de la ruta Ciudad de México-Barcelona-Dubái, pero llegó el esperado día del inicio del controvertido vuelo y Emirates muy ufana ya presume, como decimos por acá, que "le hicieron los mandados".

Inclusive, como para hacer rabiar más a sus rivales, Emirates anunció que ella e Interjet ya son mucho más que amigos y que a partir del inicio de sus operaciones al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), tendrán un acuerdo mejorado que permitirá a ambas compañías ofrecer sus rutas y conexiones de manera conjunta, a través de los sistemas de distribución y agencias de viaje, además de ampliar la oferta y fortalecer su presencia a nivel internacional, con lo que con un solo boleto los pasajeros de Emirates podrán conectar a los 55 destinos que sirve Interjet en diez países en el continente americano.

Este anuncio parece demasiado optimista, si consideramos que a Interjet le urge una muy buena "limpia", pues no han parado de lloverle problemas, desde sus constantes cancelaciones, demoras y deudas, hasta problemas laborales y legales, con tal intensidad que no han faltado quienes pronostiquen su inminente debacle, por lo que no creo que en este momento para un pasajero de Emirates sea un gran "plus" poder conectar destinos vía Interjet. Sin embargo, esta alianza nos pone a pensar que quizá las supuestas intenciones de Aeroméxico de ver hundida a Interjet no son solo producto de la imaginación de los Alemán, y que el conflicto puede ser tan real como el que existe con la poderosa Emirates.

En este zafarrancho ASPA ha tenido tal vez más suerte afectando a Interjet, desinflando su planta laboral, que bloqueando a la emiratí. Justo en estos días lanzaron una convocatoria para contratar pilotos, entre ellos aviadores con al menos 1,800 horas de vuelo de experiencia para colocarlos en los Boeing 737 de Aeroméxico (pero para variar a los aspirantes a pilotear los Embraer de Connect solo les piden apenas 250 horas de vuelo, mucho menos de lo que exigen en Estados Unidos sus socios de Delta Airlines), y se ha difundido el rumor de que están atrayendo a bastantes pilotos de Interjet, los que dicen que quieren saltar del barco antes de que se hunda...

Pero en la batalla contra Emirates las cosas no fueron tan bien para ASPA, ya que el juez Francisco Javier Rebolledo Peña rechazó otorgarle una suspensión provisional, luego de llevar una demanda de amparo contra el Convenio sobre Servicios Aéreos firmado entre México y Emiratos Árabes Unidos, mientras que en litigios similares tampoco le han salido las cosas de la mejor manera a la aerolínea del Caballero Águila, y por el contrario, creo que Aeroméxico y su sindicato de pilotos, si bien tienen todo el derecho de defender sus intereses, han generado un costo político muy grande al oponerse a la aerolínea extranjera increpando a las autoridades por este tema, cuando es claro que el gobierno mexicano ve con buenos ojos respetar el acuerdo con los Emiratos, e incluso ayudar a Interjet a resolver sus problemas.

Pese a todo, no se han dado por vencidos y ASPA impugnó la resolución, la cual se turnó a un tribunal colegiado quien resolverá si ordena o no que se le otorgue un amparo a dicho sindicato, fijando el próximo 6 de enero de 2020 para que se lleve a cabo la audiencia, mientras que Aeroméxico contra-atacará compitiendo a partir del 10 de diciembre de este año, un día después del inicio del vuelo de Emirates, aumentando de tres a cinco sus vuelos por semana con destino a Barcelona, saliendo desde el AICM.

A todo esto no podemos dejar de preguntarnos: ¿qué tanto pueden perjudicar realmente Interjet y Emirates a Aeroméxico? Las rutas entre España y México son de las más rentables del mundo, y Barcelona es una de las cerezas del pastel, por eso Emirates no le ha quitado la vista de encima. Por otro lado, no es secreto que Aeroméxico todo el año ha ido a la baja en número de pasajeros transportados, con una disminución del 5.3% para ser exactos, principalmente en rutas internacionales, y aunque en parte atribuye esta mala racha a la imposibilidad de usar sus malogrados Boeing 737 MAX, sus competidoras mexicanas han tenido en contraste muy notables aumentos, de hasta el 20%, incluyendo a Interjet, que pese a todas sus broncas, y aunque usted no lo crea, presenta un aumento en pasajeros internacionales del 14%, y se considera que el tipo de rutas que opera son las que más directamente le compiten a Aeroméxico, de ahí las hipótesis sobre quién se podría ver beneficiado si Interjet dejara de volar.

El conflicto está lejos de terminar; reales o imaginarios seguirán los golpes bajos contra Interjet, aunque parece que solita es capaz de arruinarse por completo. Emirates todavía tiene que demostrar que de veras es tan buena como presume, ya que Aeroméxico y sus aviadores no se darán por vencidos tan fácilmente y andan tras descubrir la mejor fórmula para "sonársela"; ojalá y sea una con la que también salgan ganando los pasajeros.


Saludos


Héctor Dávila

 

aeromexico

 

 

 

Archivo de Comentarios Editoriales