713

Con la opinión de Héctor Dávila

El año pasado las aerolíneas de México no la pasaron muy bien que digamos, con problemas de seguridad, conflictos laborales y números rojos ahorcando a unas u otras, si no es que a todas. Pero como dice el dicho, año nuevo vida nueva y las empresas nacionales inician el 2019 buscando reinventarse para afianzar el espectacular crecimiento del transporte aéreo del último lustro.

Aeroméxico, que es la más grande y funciona algo así como nuestra "línea de  bandera", después de sufrir mucho el año pasado con el accidente de su filial Connect y por liarse con su sindicato de pilotos en trifulcas muy desagradables, comienza con el pie derecho conectando un hit con la campaña publicitaria que le diseñó Ogilvy para Estados Unidos. Esta está basada en un comercial que ha alcanzado niveles "virales" en las redes y donde la empresa reta a "gringos" de sentimientos no muy amigables para con México a ofrecerles descuentos a la par del porcentaje mexicano que tengan en su ADN. La jugada de Aeroméxico al usar el hecho de que mas del 50% de los habitantes de a Estados Unidos pueden tener genes de origen mexicano resultó espectacular y logró algo muy importante, al volcar la opción de mucha gente testaruda al norte de la frontera en favor de considerar visitar México.

Pero a la sombra de este gran acierto mediático la aerolínea del caballero águila también inició el año con nuevos problemas legales, derivados de aquella sociedad que tuvo con la extinta Mexicana en lo que era el Centro de Capacitación Alas de América, en un enredo que la tiene padeciendo muy seriamente en los procesos administrativos de la capacitación de personal, tema que mantiene muy preocupados a sus directivos. Con todo, Aeroméxico sigue siendo la aerolínea que más pasajeros transporta y continuó creciendo, rompiendo su récord del 2017 con un aumento del 5.7% en su volumen de pasajeros durante 2018 y sigue dominando el mercado internacional donde creció aún más, en un rango del 8%.

Sin embargo no le debió caer en gracia a los directivos de Aeroméxico que Volaris presumiera haberla superado en el mercado doméstico por el amplio margen de un millón de pasajeros, acumulando un crecimiento durante 2018 del 13.6%. Volaris también presume de estarse convirtiendo en la verdadera "ultra low cost" mexicana y de ser considerada de entre las aerolíneas de bajo costo más seguras del mundo, pero según me han confiado funcionarios aeronáuticos y aeroportuarios que tienen que tratar directamente con la administración de esta empresa, como que ya "se les subió" y los pondrían en último lugar en un concurso de simpatía, pues parece que el agresivo estilo de sus ejecutivos dentro de su relación con las autoridades y proveedores les podría salir muy caro en cualquier momento.

Pero pese a lo que presuman en Volaris, la aerolínea de verdadero bajo costo y la que mayor ritmo de crecimiento tiene en México es VivaAerobus, que se expandió 22% durante 2018 y  parece contar con una visión de negocios muy clara y sólida, incluso hasta está contratando más pilotos, mientras que la mayoría de sus competidores están buscando reducir el número de tripulantes.

Mientras tanto Interjet, tras los descalabros del año pasado con sus aviones Sukhoi y la crisis de los despidos masivos, ha dado el paso más fuerte de todas en cuanto a cambio de ruta dentro de este 2019 al contratar un nuevo Director General para sustituir a José Luis Garza, éste último, pese a lo que se ha dicho en algunos círculos, no creo que saliera como consecuencia directa del problema con los malogrados aviones rusos, ya que su aportación a la consolidación de la aerolínea es innegable, sino porque la renovación era lógica y fundamental si es que en Interjet quieren realmente reinventarse.
La decisión de poner al frente a William Shaw resulta muy atinada, pues se trata de un ejecutivo de un estilo muy dinámico, altamente experimentado en esquemas de bajo costo y muy propenso a mostrarse mucho mediáticamente.

Por otro lado, muy raro y preocupante ha sido el comportamiento de Aeromar, aerolínea que el año pasado cambió tres veces de Director General y que se ha mantenido en conflicto con sus sindicatos a los que, en un caso sin precedentes, de plano les dijo que "no" a todo, y aunque sus directivos esperan con mucho optimismo crecer durante 2019, el único camino que tienen para evitar la extinción es el rescate financiero prometido por Synergy Group y entrar pero de ya a la era del jet.

En cambio sigue el modesto pero firme desarrollo de la más pequeña y joven, TAR Aerolíneas, que en este 2019 espera superar las 9 mil operaciones con más de una docena de Embraer 145 de 50 plazas, que por cierto son de los aviones más viejitos de la flota comercial nacional.

Pero con todo y el enorme crecimiento en pasajeros transportados y los buenos deseos para el nuevo año, todas estas empresas tienen en común un muy feo problema, que salta a la vista al hojear sus estados financieros, y es que todas andan mal en resultados, pues no sólo no ganan, pierden dinero...

El crecimiento del transporte aéreo en México desde el 2013 ha sido espectacular, con casi 60%, pero tanta y tan rápida expansión no es necesariamente algo bueno y el que esta haya sido tan superior al índice mundial hasta puede resultar preocupante, sobre todo cuando las aerolíneas nacionales no han capitalizado este fenómeno en ganancias y sobreviven bajo una fuerte presión financiera.
Mientras que a nivel mundial las aerolíneas presentan márgenes operativos de entre 5 y 20%, todas las mexicanas muestran márgenes de operación negativos.

Creo que las aerolíneas de México tendrán ante sí unos de sus mayores retos en este 2019, pues la desaceleración en el crecimiento y el impacto de las decisiones políticas en materia de aviación (si, me refiero a la cancelación del NAIM) junto con tanta  competencia entre ellas mismas, todas empresas bien preparadas con flotas muy nuevas pero apalancadas, implicarán condiciones con márgenes muy estrechos, y el chiste del negocio será dejar de una vez por todas los números rojos y ganar dinero.

Las predicciones de la industria a nivel mundial apuntan hacia aumentos en las ganancias para las aerolíneas durante 2019, ojalá así sea ya también para las mexicanas...

Saludos

Héctor Dávila

 

EditorialHD

 

Archivo de Comentarios Editoriales