892

Con la opinión de Héctor Dávila

 

El Frente por la Defensa de la Aviación Nacional pronunció públicamente su apoyo total  al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM); o sea, rechazan tajantemente la posibilidad de que sea cancelado y dicen oponerse a que este proyecto sea "politizado".

Este Frente está integrado por la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), el Sindicato Independencia de personal de tierra, el Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (SINACTA), el Colegio de Pilotos Aviadores de México (CPAM), el Colegio de Ingenieros Mexicanos en Aeronáutica (CIMA) y el Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo de México.

La pretensión de este grupo de representar a los trabajadores del sector aéreo del país está bien soportada: en las instituciones que lo conforman hay gente que aporta mucho y de manera ejemplar al desarrollo de la aviación, especialmente en los órganos colegiados, que con gran esfuerzo y con pocos recursos se han granjeado un gran respeto, incluso a nivel internacional.

Pero me preocupa que en casi todos los medios en que he visto la noticia de la declaración del Frente, se le simplificó al nivel de un "mensaje de los sindicatos" apoyando el proyecto oficial y en casi en todas partes se omitió el verdadero espíritu de este Frente y el importante papel en él de los Colegios, lo cual debilita mucho y de manera injusta la postura, sobre todo con la disminución de la influencia de los sindicatos de aviación que se ha dado en los últimos años y que ha producido una caída en la simpatía hacia ellos por parte de los usuarios de las aerolíneas, que exigen cada vez mejor servicio. Desde la quiebra de Mexicana los políticos y empresarios se han regodeado con la estrepitosa caída del poder sindical en la aviación mexicana ¿Y a quién se le debe? ¿Quién ha salido ganando?

Dentro del medio aeronáutico casi todos tenemos claro que la construcción de un nuevo aeropuerto internacional es imprescindible, así que un pronunciamiento como el del Frente, de cara al público general, me parece que significa nada menos que contribuir a politizar el tema, aunque su líder Ricardo del Valle (que también la "gira" de Secretario General de ASSA) insista que buscan justamente lo contrario.

No sé si esta declaración de quienes con legitimidad representan a los trabajadores y profesionistas de la aviación le quite o no votos a un candidato populista, pero al parecer ser el único asunto y diluirse otros temas de importancia, que sé que el Frente y sobre todo los Colegios tienen en la agenda pero que a la nota final no llegan, pierden credibilidad y parecen comparsa de un gobierno que en este sexenio, particularmente en asuntos aeronáuticos, nos está quedando mucho a deber.

Y me preocupa aún  más que un movimiento como éste, con tanto potencial, sea aprovechado a su favor por el Gobierno y la "foto" dé un mensaje de espaldarazo a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, cuando ésta, en materia de aviación, lo que se merece es un gran tache.

No digo que haya que pelearse, hacer plantones ni tomar medidas así de extremas, pero urge un Frente por la Defensa de la Aviación que no se niegue a politizar los temas si es a favor de la aviación, que sea más antagonista, que no le tenga miedo a las autoridades y en vez de seguir pidiendo "exija" a la Secretaria de Comunicaciones y  Transportes (SCT) resolver todas las asignaturas pendientes, empezando por la modernización de la Autoridad Aeronáutica, elevándola a nivel de Agencia, como desde el principio del sexenio se nos prometió y que es tan importante para el progreso de México como completar el NAIM.

Fuera de acarrear recursos para el NAIM, encareciendo la TUA, la SCT ha hecho casi nada en temas de aviación: han permitido la proliferación del cabotaje en la aviación ejecutiva, la corrupción en algunas comandancias aeronáuticas del País es escandalosa, las medidas que se han tomado en materia de Medicina de Aviación han sido absurdas y retrógradas, han dejado a cientos de pilotos por meses sin licencia por inaceptables negligencias y trámites inútiles, incluso se han dado el lujo de dejar a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) acéfala por meses, o al mando de "encargados provisionales del despacho" y seguir desdeñando al sector aeronáutico nombrando a su cargo a personas sin experiencia alguna en aviación.

Cuando la subsecretaria Mascott ha declarado que su prioridad es la seguridad aérea de verdad no he podido contener la carcajada; debería la señora darse una vuelta por la DGAC y ver cuántas personas y con qué medios se dedican a la prevención e investigación de accidentes, y desde el principio del sexenio según estaría lista una Agencia independiente de Seguridad Aérea e Investigación de Accidentes. ¿Y luego?

Insisto en que el Frente tiene un gran potencial, conozco a varios de sus integrantes y sé que de verdad quieren una mejor aviación, pero si en serio quieren ser un ente líder e influyente deben tener presente que hay muchos más problemas que hacer del conocimiento público en materia de aviación que solo pronunciarse a favor del NAIM.

Cuando los políticos provenientes de otros medios, sin vocación y conocimientos aeronáuticos se hallan ido, y al juicio de la historia queden grabadas para siempre sus mediocres actuaciones, los que son verdadera gente de aviación permanecerán y tendrán que encarar una nueva camada de Secretarios, Subsecretarios y Directores, pero sería deseable que esta vez se encontraran con un Frente por la Defensa de la Aviación que no permita otro sexenio como el que está concluyendo, para que se pongan las riendas de la aviación, y de los transportes en general, en manos más preparadas y se logren solucionar los problemas en todas las áreas, que desde hace décadas han detenido más el desarrollo de la aviación mexicana que la falta de un nuevo aeropuerto.

Si, es inevitable por los tiempos politizar los temas aeronáuticos, pero ese mismo poder que los políticos ven en la aviación para potenciar sus aspiraciones electorales debemos aprovecharlo también para impulsar nuestra industria todos aquellos que con verdadera pasión y sobrada vocación, como dijo el legendario piloto, deportista y activista aeronáutico Agustín Gutierrez "el Gato" Peláez , "volamos en los mismos cielos y servimos a la misma Patria".

Saludos

Héctor Dávila

Editorial

Archivo de Comentarios Editoriales