292

Por Arturo Robles

En el Congreso de Estados Unidos se señaló a Boeing de poner las ganancias por encima de la seguridad de los pasajeros y se cuestionaron una serie de correos electrónicos internos, que muestran cómo la empresa sabía de los desperfectos del 737 MAX, involucrado en dos accidentes fatales, pero incluso así lo dejó operar. En los mensajes (enviados en 2016 por el piloto jefe de pruebas de la empresa, Mark Forkn) se manifiestan quejas sobre un comportamiento errático "atroz" en las pruebas de simulador de vuelo del sistema MCAS, a la vez que se insinúa que la compañía tendría que jugar "trucos mentales" con los reguladores para persuadirlos de que aprobaran el avión.

"Ambos accidentes fueron completamente evitables", dijo Roger Wicker, senador republicano de Mississippi, durante la primera audiencia de Boeing en el Capitolio, y añadió: "No podemos imaginar el dolor experimentado por las familias de esas 346 almas que se perdieron"

En la misma audiencia, el senador demócrata de Connecticut Richard Blumenthal acusó severamente a la compañía de participar en "un patrón de ocultamiento deliberado", señalando que el manual del piloto de 1,600 páginas de Boeing menciona el polémico sistema MCAS solo una vez, y sentenció literalmente que la empresa se dedicó a vender "ataúdes voladores".

 

boeen

Imagen: Boeing