1016

Por Arturo Robles

El 23 de octubre es oficialmente el Día de la Aviación en México, lo que se celebra con diferentes actividades por todo el país, en todos los casos con la bandera nacional a plena asta.

México fue la primera nación de Latinoamérica en que voló un avión, cuando Alberto Braniff despegó de los llanos de Balbuena en un biplano Voisin, el 8 de enero de 1910, y desde entonces la aviación mexicana ha destacado como una de las más grandes del mundo, llegando en la actualidad a tener una aviación comercial que crece espectacularmente (más del 60% durante el último lustro, quizá como ninguna otra industria), que además, y pese a todos los retrasos que ha sufrido, cuenta con la más grande y rentable infraestructura aeroportuaria de América Latina, mientras que la flota mexicana de jets ejecutivos destaca como la segunda más grande del mundo, sin mencionar que existen en servicio más de 750 helicópteros civiles, unos 500 aviones agrícolas y más de 4,500 aviones ligeros con matrícula mexicana, servidos por casi 300 talleres de mantenimiento y 180 escuelas de aviación operando por todo el país, industria que da empleo a más de 50 mil personas, casi la mitad de ellas en las líneas aéreas comerciales.

Esta conmemoración fue instaurada por Decreto Presidencia del presidente Manuel Ávila Camacho, el 23 de octubre de 1943, cuando decidió que sería la aviación, a través de la Fuerza Aérea Expedicionaria Mexicana, la que representaría al país en la Segunda Guerra Mundial, por ser esta capaz de obtener resultados espectaculares manteniendo al mínimo el número de posibles bajas, siendo el año 1944 cuando se celebró por primera vez.

 

DiaAvia