494

Por Enrique Lira

Con la campaña electoral general del Reino Unido en puerta, el Partido Laborista indicó que consideraría la prohibición de los vuelos de aviones privados y ejecutivos que funcionan con combustibles fósiles a partir del 2025 en el territorio británico.

Aprovechando la ola de simpatía por los temas ambientales en Europa, el secretario de transporte presentará en la Cámara de los Comunes una iniciativa que permitiría solo el vuelo de aviones privados eléctricos, apoyado por grupos ambientalistas.

El documento, titulado "jet, set, go", afirma que un pasajero en un jet privado emite siete veces más gases de efecto invernadero que un pasajero de clase ejecutiva en un vuelo de aerolínea. El diferencial reportado aumenta a 10 veces en comparación con un pasajero de línea aérea en clase económica y 150 veces en comparación con un pasajero de tren. Según los autores, hubo 128,000 vuelos en jet privado entre los aeropuertos de toda Europa en 2018, lo que representa el 6 por ciento del tráfico total, así como otros 14,000 vuelos desde el Reino Unido a puntos más allá de Europa.

El grave problema que tiene la iniciativa recae en que casi ningún especialista en aviación corporativa estima que para el 2025 existan las aeronaves eléctricas con las que cuentan los políticos, por lo que la propuesta no prosperará. Aún así es evidente que el movimiento anti aéreo europeo está tomando inercia, impulsado con argumentos ambientales.

 

Fuel