1512

Por Enrique Lira

El ser humano tiene en su ADN el poderoso gen de la exploración, que permitió a nuestros antepasados recorrer y ocupar cada rincón de nuestro planeta, por lo que inevitablemente la órbita terrestre, nuestro satélite natural y los planetas vecinos se apuntaron en la lista de “exploración por hacer” de la humanidad. En los años 70 la carrera espacial con sus objetivos geopolíticos sirvieron de catalizador para establecer las bases tecnológicas que permitirán al ser humano salir de nuestra atmósfera, pero una vez logrado el objetivo, se perdió momentáneamente el interés. Ahora el impulso económico y comercial vuelve a inyectar el empuje en el que la ciencia quedó corta, con la agencia espacial estadounidense NASA, como director de orquesta estableció un esquema en el que aportará el flujo  de efectivo que las empresas privadas necesitan para apuntar los cohetes a la Luna en primera instancia y después a Marte y el cinturón de asteroides, con la promesa de filones inagotables de valiosos metales y minerales escasos o difíciles de extraer en nuestro planeta.  
De esta forma como un trascendental inicio de actividades, la NASA anunció que se asoció con nueve compañías elegibles para "licitar" contratos para entregar cargas selectas y equipo científico en superficie lunar. En un esquema parecido al que se ha estado aplicando con Space X, para la entrega de carga para la Estación Espacial Internacional.

Por el momento como primer paso la coordinación del programa  estará a cargo del brazo científico de la NASA, la Dirección de Misiones Científicas, puesto que las primeras misiones estarán enfocadas en responder la infinidad de preguntas que aun se plantean antes de iniciar una operación comercial lunar, con un asentamiento humano permanente.

Las nueve compañías que obtuvieron el derecho a licitar en lo que se denominan Contratos de Servicios de Carga Lunar Comercial son:

    - Astrobotic Technology
    - Deep Space Systems    
    - Draper
    - Firefly Aerospace
    - Intuitive Machines LLC
    - Lockheed Martin Space
    - Masten Space Systems
    - Moon Express
    - Orbit Beyond

La mayoría de los integrantes de la lista no son una sorpresa, ya que algunas compañías como Astrobotic, Masten Space Systems y Moon Express ya han estado trabajando en sistemas que permitirán la entrega de pequeñas cargas útiles a la Luna. Una sorpresa relativa fue "Orbit Beyond", pero resulta que esta empresa es un consorcio de entidades relativamente pequeñas que también participan en actividades espaciales: TeamIndus, Advanced Space, Honeybee Robotics, Ceres Robotics y Apollo Fusion.

La NASA adelantó que la entrega de carga útil podría comenzar en el 2019, Con contratos que tienen un valor máximo combinado de $ 2,600 millones de dólares durante los próximos 10 años. La agencia también especificó que el comité que asignaría los contratos consideraría una serie de factores al comparar las ofertas, como "factibilidad técnica, precio y cronograma.

Bajo la actual administración del presidente Trump, la NASA ha tratado de reenfocar sus esfuerzos de exploración en ir primero a la Luna y probar la tecnología allí para eventuales misiones tripuladas a Marte. Pero la NASA también tiene encomendada la misión de determinar qué recursos en la Luna podrían permitir su colonización a largo plazo, prospectar la explotación de metales raros necesarios en la Tierra, o posiblemente proporcionar combustible de cohetes para misiones en otras partes del Sistema Solar.

Por lo tanto la agencia necesita más información sobre el potencial de estos recursos, en particular el agua. A principios de este año, la NASA canceló la misión Resource Prospector, que habría explorado los cráteres con sombra permanente cercanos a los polos lunares para determinar la cantidad y la disponibilidad de hielo. Sin embargo la agencia espacial cambió de opinión y prefirió encomendar las nuevas misiones comerciales como un primer paso para hacer ese tipo de investigación y que eventualmente se llegará a la fase de prospección minera comercial para la extracción de recursos.

Para la iniciativa privada la promesa de un cliente garantizado para las primeras misiones ayudará a algunas de ellas a afinar sus modelos de negocio, recaudar fondos adicionales y mejorar o desarrollar tecnologías para obtener resultados de una forma más eficiente.

"Esto está en el camino crítico para cualquier compañía comercial que desee proporcionar servicios lunares comerciales", dijo Bob Richards, el fundador de Moon Express, en la ceremonia en la que la NASA día a conocer el programa. "El umbral de capitalización necesario y el incipiente mercado de los clientes lunares comerciales está fuera del alcance de la mayoría de las compañías y sin duda para las nuevas empresas. Por lo tanto, la NASA proporciona un impulso inicial crítico para que las cosas funcionen.

Este es un momento de gran importancia para algunas de estas empresas, puesto que aun cuando hace algunos años hubo un fuerte grupo de participantes en el Google Lunar XPRIZE, nadie logró ganar esa competencia para completar un aterrizaje suave en la Luna. Ahora, el premio es un contrato de la NASA.

 

Moon