Enmarcado en las celebraciones de las fiestas patrias chilenas, todos los años, el día 19 de septiembre se realiza la Gran Parada Militar.

La historia señala que posterior a la batalla de Chacabuco, la última contienda de la Guerra de Independencia, se crea en 1817, la Escuela Militar, por orden de Bernardo O'Higgins, padre de la patria en Chile; ese año el Ejército comenzó a realizar entrenamientos de maniobras de guerra, las que eran observadas por un número cada vez mayor de personas, por lo que el 18 de septiembre de 1832, se organiza la primera Parada Militar y el Presidente José Joaquín Prieto, decreta que se trata de una ceremonia de Estado y fija en ese día para su ejecución.

 

18

 

En 1896 se decreta el sitio oficial para su realización, quedando el Parque Cousiño en Santiago, designado para ese evento, hoy su nombre es Parque O'Higgins.

En 1915 el Presidente Ramón Barros Luco, fija mediante decreto, el día 19 de Septiembre, como el "Día de las Glorias Del Ejercito". Ceremonia que desde ese momento se ha realizado todos los años en esa fecha, excepto en septiembre de 1973, por el Pronunciamiento Militar.

 

17

 

En la edición 2016, la Gran Parada Militar, fue encabezada por la Presidente de Chile, y el Ministro de Defensa Nacional, quienes presidieron la tribuna de honor, contando con la presencia de los Comandantes en Jefe de las diversas Ramas de la Defensa Nacional, junto a numerosos invitados nacionales y extranjeros.

Ante ellos desfiló un contingente de 8,500 efectivos del Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Carabineros de Chile, con sus respectivos equipos de Guerra y también del apoyo a la ciudadanía.

 

13

 

 

34

En el aspecto aeronáutico, la Fuerza Aérea de Chile, realizó un desfile aéreo, coordinando su presentación por la elipse del parque O'Higgins, con el desplazamiento de las tropas. De esa manera, cuando la Banda de Guerra de la Escuela de Aviación, inicia su presentación, surcó en el cielo la Escuadrilla de Alta Acrobacia Halcones, con sus monomotores Extra 300L dejando estelas de humo con los colores nacionales, azul, blanco y rojo. Siguió el desfile una bandada de quince aeronaves de instrucción ENAER T-35 Pillan, mientras la Escuela de Aviación, marchaba en tierra.

 

26

 

44

 

Posteriormente, desfilan los distintos batallones de combate de la Fuerza Aérea de Chile, y en el aire comenzaron a pasar las aeronaves.

Los primeros, una bandada de seis Lockheed Martin F-16 MLU de los Grupos de Aviación N° 7 y 8, basados en Antofagasta, en el norte de Chile. Les siguió un Boeing KC-135 de reabastecimiento junto a dos Lockheed F-16 C y D, del Grupo de Aviación N° 3 con base en Iquique, también zona norte de Chile.

 

29

 

53

 

El Grupo de Aviación N° 10 de Transporte desfiló con cuatro transportes Lockheed C-130 Hercules , seguidos de un escalón compuesto por dos Gulfstream IV y un Learjet 35.

Desde la austral ciudad de Punta Arenas, llegaron dos Northrop F-5E Tigre III, para pasar junto a los recién llegados Lockheed KC-130 Hércules.

Cerró el escalón aéreo, una formación de helicópteros del Grupo de Aviación N° 9 basado en Santiago, encabezada por el único Sikorsky Blackhawk, seguido por cinco Bell UH-1H y tres Bell 206 Jet Ranger.

 

16

 

32

 

A excepción de los Extra 300L y los T-35 Pillan, todas las aeronaves, despegaron desde la base Aérea Pudahuel, ubicada en el aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez, lugar desde donde se realizaron estas fotografías.

 

54

 

56

Write comment (0 Comentarios)

 

En este artículo presentamos un homenaje a la aviación militar a través de lo que más nos gusta: los aviones, con una muy completa reseña gráfica de todas las aeronaves que ha usado la fuerza aérea nacional, en el marco de los festejos del llamado oficialmente “Centenario de la Fuerza Aérea Mexicana”. En este contexto es importante para nosotros en América Vuela, donde siempre hemos sido muy respetuosos del rigor y veracidad histórica, hacer precisiones sobre los trastelones de este muy publicitado Centenario. La Secretaría de la Defensa (SEDENA) ha tomado el decreto del 5 de febrero de 1915, firmado por Venustiano Carranza, como fecha de creación de la FAM, sin embargo en dicho documento se especifica la creación del “Arma de Aviación del Ejército Constitucionalista”, un arma más dentro del Ejército (como la infantería o la caballería) y no una Fuerza independiente, pero más importante, ese documento no tiene validez como Decreto Presidencial ya que Carranza no fue Presidente Constitucional sino hasta 1917, en ese momento ostentaba el autoproclamado título de Primer Jefe del Ejército Constitucionalista. Fue hasta el 10 de febrero de 1944 que el Presidente Manuel Avila Camacho afirmó el Decreto creando con toda claridad la Fuerza Aérea Mexicana, y por eso el 10 de febrero se conmemora oficialmente el día de la FAM y no el 5 de febrero. Así las cosas, para nosotros es claro que la FAM cumple 71 años en 2015 y no 100. Este criterio es la verdad histórica, lo de 1915 es un antecedente de la FAM, como incluso hay más antiguos, ya que desde 1912 se envió personal militar a estudiar aviación al extranjero y se usaron aviones en acciones de guerra en Chihuahua, en 1913 se formó la Escuadrilla Aérea de la Milicia Auxiliar del Ejército y en 1914 fue el famoso bombardeo aeronaval de Topolobambo, Sinaloa, además que es bien conocido que “Pancho” Villa usó varios aviones. La misma SEDENA tomó este criterio correcto, o sea usar el antecedente legal más reciente, para festejar en el 2013, el Centenario del Ejército Mexicano. Desde 1915 y hasta 1944 la aviación militar tuvo varios niveles y nombres, desde Arma de Aviación, Departamento de Aviación, Dirección de Aeronáutica Militar, Regimientos Aéreos, etc, pero fue sin duda alguna hasta 1944 que obtuvo su estatus legal de Fuerza Aérea Mexicana. Claro, los antecedentes son importantes, pero son eso, antecedentes. Una analogía muy ilustrativa es el caso de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF), cuya creación oficial fue en 1947, y este año festejan sus 68 años. Por supuesto habrá quién pregunte: ¿acaso la USAF no peleó en las guerras mundiales? Bueno, fueron sus antecedentes, el Cuerpo Aéreo del Ejercito y las Fuerzas Aéreas del Ejercito, pero la verdad histórica es que la Fuerza Aérea de Estados Unidos se creó en 1947, tanto como que la Fuerza Aérea mexicana nació en 1944. ¿Por qué la SEDENA tomó para establecer la fecha de creación de la FAM un criterio opuesto (e incorrecto) al que tomó para establecer la creación del Ejército Mexicano? Finalmente cualquier fecha es buena para reconocer la entrega y profesionalismo de todos los hombres y mujeres que componen la Fuerza Aérea Mexicana, siempre han sido objeto de nuestro mayor respeto y admiración y los felicitamos cálidamente, sean 71, 100 o 103 los años que cumple nuestra querida FAM. Como corolario es interesante comentar que la Escuela Militar de Aviación (en principio llamada Escuela Nacional de Aviación), fue creada el 15 de noviembre de 1915, dentro del sistema educativo militar y que ha funcionado ininterrumpidamente formando centenares de connotados pilotos aviadores, sin duda alguna celebrará este año su Centenario, ocasión que no podemos pasar desapercibida para reconocer a esta gran cuna de talento aeronáutico.

Write comment (0 Comentarios)

Hace 70 años y unos meses se acalló el clamor de la Segunda Guerra Mundial. Un conflicto terrible, pero desgraciadamente no el último. Hoy la sombra de la guerra sigue oscureciendo muchos lugares de la tierra, los aviones siguen usándose, tristemente, para bombardear con mayor poder, precisión y velocidad de lo que cualquier piloto de aquella época quizá imaginó. Pero aunque los nuevos guerreros del aire buscan justificar el uso de sus bombas enarbolando causas justas, como la lucha contra el terrorismo, francamente las cosas han cambiado mucho. Los pilotos son más impersonales, anónimos. Incluso ausentes; aviones tripulados a distancia y misiles de largo alcance, bombas “inteligentes” seguidas en tiempo real y guiadas por satélite son ya la norma. Es un tipo de conflicto más cruel, los atacantes no viven la realidad de lo que dejan sus bombas tras de sí, la destrucción de la propiedad civil y la muerte de inocentes, niños muchos de ellos, sigue siendo tan brutal como hace 70 años. O yo diría que peor, porque parece que no hemos aprendido nada de los conflictos anteriores, excepto a ser más destructivos.

Tigre

La mascota de American Volunteer Group, el “tigre volador” diseñado por Disney, que adornaba el fuselaje de sus aviones.

 

Hoy los pilotos de las naves de guerra no tienen rostro popular, ya no son los héroes de aquellas épocas casi románticas y caballerosas, donde al menos, en medio de la insensatez de la guerra, se abrazaban causas verdaderamente justas en pro de la libertad. Hoy las computadoras hacen la mayor parte del trabajo y los tripulantes son, casi, tan solo espectadores de esas bombas terribles que caen casi siempre donde no hay defensa, donde prácticamente no hay antiaérea que los rete ni cazas que los enfrenten. Es prácticamente un crimen como se ha bombardeado en los últimos años a Irak, Afganistán, Siria y algunos puntos de África... ¿Cómo ver a esos pilotos como héroes?

Pero la Segunda Guerra Mundial fue diferente, para los aviadores que la pelearon había más retos y peligros, y sobre todo, una motivación más noble, una lucha genuina por la libertad, incluso por la supervivencia, que humanizaba pese a todo, el actuar violento de los jóvenes actores de tan tremendo suceso.

Jóvenes de todas las naciones, incluso mexicanos, claro, se unieron a las escuadrillas internacionales de la Real Fuerza Aérea para detener, apenas a pulso, el embate de los nazis y así, épicamente, mantener las esperanzas del mundo libre. Spitfires simbolizando la libertad contra angulosos Stukas, como esvásticas volantes, representado a las fuerzas del mal. De un encontronazo así es normal que surgieran los héroes, con rostro y nombres definidos, que hoy son leyendas de la aviación, y que con el tiempo se han ido desvaneciendo y que poco a poco los años se han llevado.

De entre todos estos grupos de pilotos aliados, me resultan fascinantes las aventuras de los “Tigres Voladores” y, por sentirlos más cercanos, las de las “Águilas Aztecas” del Escuadrón 201.

El Grupo de Voluntarios Americanos (AVG por sus siglas en inglés) se organizó antes de que Estados Unidos entrara a la guerra. Para efectos prácticos eran mercenarios reclutados por el gobierno de la China Nacionalista para combatir la feroz embestida de las fuerzas imperiales japonesas. Motivados en parte por la jugosa paga y la sed de aventura, la mayoría de estos 100 pilotos se conmovieron con las atrocidades que los japoneses cometían contra los civiles chinos y la forma en que a mansalva bombardeaban ciudades indefensas, así que se tomaron el pleito personal, por supuesto aún más después del ataque a Pearl Harbor.

Con muchas limitantes de recursos, operando desde campos aéreos donde escaseaba de todo, con gran espíritu pintaron amenazadoras fauces en las trompas de sus cazas Curtiss modelo H81-A3 Tomahawk (versión de exportación del P-40B/C) y pronto se ganaron el mote de “Tigres Voladores”.

Aunque sus hazañas y éxitos fueron muy exagerados por la prensa, se convirtieron en un símbolo de esperanza que levantó la moral del mundo libre cuándo las malas noticias eran la norma en todos los frentes, incluso Walt Disney les diseñó un emblema de tigre con alas que ayudó a hacerlos más populares y glamorosos, tanto como el homenaje que John Wayne les rindió en una de sus películas más exitosas, obviamente titulada “The Flying Tigers”. Sin embargo, pese a tanta publicidad, glamour y aventuras exageradas, la forma en que enfrentaban con sus cazas a los disciplinados bombarderos japoneses en mortales duelos para impedir que lanzarán sus cargas contra las ciudades chinas y birmanas fue real.

Hoy, de los 100 pilotos que formaron este grupo de valientes, entre los que estaban individuos legendarios como David “Tex” Hill o “Pappy” Boyington, solo sobrevive Carl Kice Brown, de 95 años de edad. Brown aprendió a volar en la Armada americana, se alistó con el AVG y participó en el famoso primer combate del 20 de diciembre de 1941.

Doctor

El Dr. Brown, en la actualidad, acompañado de su hija.

 

Sobrevivió para volar aviones de transporte sobre la peligrosa ruta de “la joroba” en los Himalayas, pero más hermoso es que este último caballero del aire, tras la guerra, ha dedicado su vida a la noble tarea de salvar vidas y aliviar el dolor, titulándose como médico y logrando una destacada carrera en el mundo de la salud, tanto así que se le identifica más como Doctor que como el último “Tigre Volador”.

México no estuvo ajeno al compromiso de luchar junto a las Naciones Unidas contra el fascismo. Se decidió mandar a los frentes a un pequeño contingente integrado por lo mejor de la juventud mexicana, una unidad de élite de tan solo 34 pilotos, los mejores pilotos del país: veteranos de la línea aérea postal, instructores de la Escuela Militar de Aviación, pilotos de pruebas y con cursos de vuelo en el extranjero.

En principio se les llamó Grupo de Perfeccionamiento Aeronáutico, pero después se les bautizó como Escuadrón Aéreo de Pelea 201 de la Fuerza Aérea Expedicionaria Mexicana (FAEM). En la capacitación en Estados Unidos para especializarse en el manejo de los caza bombarderos Republic P-47D Thunderbolt se les calificó considerablemente por encima del promedio en juicio, técnica, aterrizajes y despegues, mientras que se les consideró de excelentes a superiores en vuelos en formación. Fue en esta etapa que enfrentaron estoicamente su primer batalla, contra el racismo imperante en Texas hacia los mexicanos, a los que no se les permitía la entrada a algunos restaurantes y lugares públicos, pese a ser oficiales aliados. También perdieron a los primeros dos compañeros en accidentes operacionales.

Tiro

Carlos Garduño, a la extrema derecha, sosteniendo una manga de práctica de tiro aéreo, que muestra los impactos logrados por los pilotos del Escuadrón 201 en entrenamiento.

 

La FAEM partió en 1945 al lejano oriente a luchar por liberar a las Filipinas y Taiwan (conocida antes como Formosa) que estaban oprimidas desde el principio de la Guerra del Pacífico por el yugo de los imperialistas japoneses y, al igual que los “Tigres Voladores”, adoptaron como emblema un personaje de Walt Disney: el alegre y valiente “Pancho Pistolas”.

PanchoP

“Pancho Pistolas”, mascota del famoso Escuadrón 201 de la FAEM, pintado en el ala de un avión japonés.

 

Realizaron más de 90 misiones de combate de todo tipo entre el 4 de junio y el 9 de julio de 1945, más un ataque al puerto de Karenko el 8 de agosto, en las que lanzaron 1,457 bombas y dispararon 166,992 balas calibre 0.50” contra el enemigo.

De los 32 pilotos que volaron misiones de combate, 4 murieron en el lejano Oriente, al estrellarse en las difíciles condiciones en que volaban, lo que junto a las dos bajas en entrenamiento, en total representó la pérdida de casi 18% de los pilotos, testimonio del peligro que enfrentaron en esta aventura por la libertad.

Tras la guerra estos hombres se convirtieron en pilares de la aviación civil y militar, sirviendo en las principales aerolíneas y compañías de aviación privada y oficial. Hoy día sólo uno de ellos sobrevive al inmisericorde paso de los años: Carlos Garduño Núñez.

Carlos Garduño fue un joven que creció en la calle de Medellín en la colonia Roma de la Ciudad de México, enamorado de la aviación, que por su gran capacidad fue enviado por la Fuerza Aérea Mexicana a a Estados Unidos, a especializarse como piloto naval de bombarderos en picada Douglas SBD Dauntless, y cuando se formó el Escuadrón 201 se integró a él como piloto de caza con el grado de Teniente.

En combate fungió como comandante de la Escuadrilla “B” y fue de los sobrevivientes el que quizá tuvo el encuentro más cercano con la muerte, pues durante el despegue en una misión de ataque sufrió un terrible accidente en el que apenas y escapó de su avión en llamas, rescatado inconsciente por sus valientes compañeros, pero sufriendo horribles quemaduras que lo dejaron prácticamente incapacitado.

Coronel Garduño

El Coronel Carlos Garduño Núñez es el único sobreviviente de los pilotos del Escuadrón 201 que luchó en las Filipinas durante la segunda guerra mundial.

 

Logró recuperarse y tras la guerra continuó su carrera, siendo piloto Presidencial en la gestión de Adolfo López Mateos y Jefe de Pilotos del Banco de México, donde voló el famoso bimotor North American B-25 Mitchell.

Hoy, Garduño al igual que Brown, son parte de los ya muy pocos verdaderos pilotos de combate, los últimos de una camada de auténticas leyendas vivientes, que dieron sentido a sus hazañas aéreas dedicándolas a gestas superiores, de paz y libertad. Quizá hoy, ya muy canosos y de reflejos lerdos, estos veteranos se pregunten si valió la pena, si la humanidad cambiará, si algún día será justa y vivirá en paz...

Write comment (0 Comentarios)

El mundo de las comunicaciones, gracias al internet y al surgimiento de los dispositivos móviles, ha sufrido una evolución exponencial en unos pocos años que nos ha permitido disponer de herramientas revolucionarias para la difusión de todo tipo de información. Cuando América Vuela nació, hace más de 20 años, con la meta de ser la mejor revista de temas aeronáuticos editada en América Latina, enfrentó siempre las ataduras y limitantes de necesitar moverse en un medio físico, de tinta y barniz, que ralentizaba su poder y alcance con los costos y tiempo inherentes a llevar el peso del papel hasta las manos de los lectores. Hoy América Vuela renace liberada de esas ataduras y aprovecha las herramientas más modernas de esta revolución digital para propagarse y expandirse en tiempo real, por diferentes medios, con base en una moderna plataforma que incluye aplicaciones móviles, boletines digitales y redes sociales, para lograr el sueño acariciado por años de ser el instrumento informativo más efectivo, veraz, completo e interesante de la aviación en español. Estamos seguros que si nos sigue, por cualquiera de las opciones de medios que le ofrecemos, estará Usted bien y oportunamente informado de todo lo que sucede en la industria aeronáutica mundial. ¡Bienvenido a América Vuela, la Experiencia Digital en Aviación!

HDCINI

Comentario Editorial
DE AMLONAVES Y AMLOPUERTOS EN EL NUEVO GOBIERNO...
Con la opinión de Héctor Dávila

Director General de América Vuela

Bueno pues parece que en el nuevo gobierno de México no empiezan precisamente con el pie derecho en asuntos aeronáuticos y, a lo Cantinflas, como dicen una cosa dicen otra. Y es que resulta increíble (y desconcertante) que los Secretarios de Turismo y ...

Comentario Completo
Articulos
El Eurofigher 2.0 toma forma con Alemania, Francia y ahora España
Por Enrique Lira

España anunció formalmente su interés en unirse al proyecto de caza furtivo franco-alemán, también conocido como el Sistema de Armas de Nueva Generación, o NGWS, que como hemos informado en su momento será el sustituto del ...

Articulo Completo