349

Recientemente el Ejército de los Estados Unidos reveló que su estrategia para mantenerse como una fuerza hegemónica, y eventualmente enfrentar exitosamente a enemigos potenciales muy numerosos, como Rusia, China o Corea del Norte, es el desarrollo de una gran flota de aeronaves no tripuladas.

Las propias fuerzas armadas advierten, y resienten ya, una escasez de pilotos que hará imposible cubrir sus requerimientos del futuro si no es con otra cosa que simplemente renunciar a ellos y usar aviones y helicópteros de combate autónomos o piloteados a distancia, gracias a tecnologías que ya existen e incluso están bien probadas.

La posibilidad de que las aeronaves no tripuladas dominen la industria aérea civil también se predice, y en un futuro no será raro que en tareas como la fumigación agrícola, la lucha contra incendios, la vigilancia policial y hasta el transporte de carga se haga con vehículos aéreos sin un piloto a bordo.

Pero que se llegue a sustituir a los pilotos humanos a bordo de los aviones de transporte de pasajeros no creo que sea algo que pase pronto, y aunque unos 20 o 30 años quizá a muchos les parezca como muy pronto, durante este periodo el verdadero problema de la industria del transporte aéreo será la formación y capacitación de pilotos de aerolínea que cumplan con la calidad y los altos estándares de seguridad que en la aviación comercial se han alcanzado.

Aunque las predicciones de los grandes fabricantes han alertado desde hace tiempo que más de 640,000 nuevos pilotos serán requeridos a nivel global a lo largo de las próximas dos décadas, la industria aérea ha sido más reactiva que proactiva ante este problema y muy poco se ha hecho para contribuir ordenadamente a que los cientos de miles de pilotos que harán falta realmente se puedan formar para operar con seguridad un moderno avión comercial.

Un caso excepcional es el Airbus Training Centre México, que desde septiembre del 2016 cuenta con 2,500 metros cuadrados de instalaciones con capacidad para atender más de mil estudiantes anuales y ofrece capacitación completa para calificar a pilotos y técnicos de mantenimiento en la familia de aviones Airbus A320, utilizando los simuladores más modernos del mundo.

La inversión de Airbus en México, donde no hay que olvidar que en gran medida ha participado Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), ha creado un "campus" perfecto, donde coexiste con el estupendo Centro Internacional de Instrucción de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (CCIIASA), y representa sin ninguna duda una de las mejores acciones en América Latina para ir garantizando la calidad y rentabilidad de la capacitación avanzada de pilotos y técnicos, beneficiando en tremenda medida a los grandes operadores de Airbus en la región, como Volaris, VivaAerobus e Interjet.

Además Airbus está muy adelantado, en sociedad con un centro mexicano de formación aeronáutica muy acreditado, en la introducción de un nuevo modelo para la formación básica de pilotos aviadores.

En un ambiente en que la mayoría de los proveedores de aeronaves en Latinoamérica nos dejan a la "buena de dios" y se llevan las ganancias sin invertir un solo dólar de regreso, y donde la mayoría de los proyectos son "llamaradas de petate", la inversión de Airbus en este rubro en México es de lo más brillante que he visto en años.

Ya he criticado aquí los cuentos de algunos funcionarios de gobierno, en particular los de Proméxico, que presumen de grandes inversiones aeronáuticas que en realidad han resultado en muchos casos ser maquiladoras de partes y componentes que vienen esencialmente de forma natural, basadas en lo atractivo de la mano de obra mexicana, muy capaz a pero barata, y que si bien generan empleos (aunque no precisamente bien pagados ni para especialistas de aviación) finalmente dejan los mayores beneficios en manos de extranjeros.

Pero inversiones como la de Airbus Training Centre si contribuyen directamente y con gran solidez a mejorar la aviación mexicana, preparando profesionales de aviación que gozarán de prestigio internacional y serán muy bien remunerados.

Por tanto, fue tan significativo como merecido el reconocimiento "Francisco Sarabia - Conquistador del Cielo", que el pasado 19 de marzo, Michel-Pierre Petit, el director general de Airbus Training Centre México, recibió con gran emoción durante AeroExpo Toluca 2018.

Este es el único reconocimiento que la propia industria aérea mexicana entrega a empresas, organizaciones y personas con desempeños y trayectorias de excelencia en la aviación, y el Consejo que selecciona a los candidatos, y elige a los merecedores de este premio, lo integran un amplio y bien respetado panel de personalidades y empresarios de la aviación, que dirigen a empresas sobresalientes, como Servicio Técnico Aéreo de México, Grupo Lomex, Aeromundo Ejecutivo, Jet Mach, AeroMéxico, Aeromar, la Escuela de Aviación México, Corporación Ejecutiva de Aviación y la revista América Vuela, con la participación activa de la Dirección General de Aeronáutica Civil, siendo este reconocimiento otorgado continuamente desde 1997.

México es un país de jóvenes, y es también uno de los países con mayor potencial de crecimiento de la aviación, la combinación de jóvenes bien preparados y una industria aérea también preparada son la única opción para que el futuro sea lo brillante que queremos.

No todo gira alrededor de construir un nuevo aeropuerto o de fabricar tornillos para aviones, la mayor parte del verdadero futuro de la aviación mexicana reside en invertir en dar a los miles de jóvenes que abrazarán el vuelo como profesión la mejor capacitación del mundo, y la buena noticia es que hay quién está invirtiendo, y bien, en esta atinada dirección.

Gracias Airbus Training Centre, por ayudar a mandar a volar a tantos jóvenes mexicanos, literal...

Saludos

Héctor Dávila

 

centre

 

Archivo de Comentarios Editoriales