5086

  Inmersa en una de sus peores crisis de seguridad, en que ha sufrido un aumento de más del doble en accidentes aéreos en el último año, por fin la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) da "una de cal por las que van de arena", al iniciar hoy con bombos y platillos su primer Congreso Internacional de Seguridad Aérea. Después de 8 espectáculos aéreos en este sexenio, algunos muy mal ejecutados desde el punto de vista de seguridad y que contribuyeron a la pérdida de 4 costosas aeronaves nuevas, ya era hora que la FAM realizara una actividad más seria y enfocada a cumplir mejor y con más seguridad sus misiones, lo cual me da mucho gusto y lo celebro.

  Apenas la semana pasada se accidentó un caza F-5F en Santa Lucía, y el mes pasado sufrieron al menos tres incidentes y la tragedia del Bell 412 que dejó 7 muertos, de hecho en el año se han perdido no menos de 7 aeronaves militares con saldo de 11 muertos, el año pasado se perdieron 3 con 7 fallecidos y desde que empezó el sexenio son un total de 25 los accidentes graves de la FAM con un saldo de 28 muertos, además de por encima de 80 incidentes.

   En varios medios periodísticos, incluso masivos, se ha resaltado el tema y he visto publicadas notas que exageran bastante las cifras. Yo no voy a exagerar, he realizado una muy exhaustiva investigación de la historia de la FAM y tengo registradas 84 de sus aeronaves destruidas en accidentes desde el año 2000 (contra 127 que señalan en otros medios) con un saldo de 124 muertos muertos, más 17 de la Armada con 20 fallecimientos, pero hay que subrayar que los pilotos navales parece que están haciendo muy bien las cosas, pues no han tenido ningún accidente desde junio del 2014, pese a aumentar notablemente sus operaciones y flota aérea. 

   Sin embargo el punto es el mismo, el número de accidentes en la FAM son desproporcionados con respecto al número de operaciones que realiza, a un nivel realmente preocupante. Si consideramos que en lo que va del sexenio la FAM ha acumulado unas 350,000 horas de vuelo, sin duda queda muy mal parada con un índice de 7.1 accidentes por cada 100 mil horas voladas.

   La actitud preferida de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) ante el problema ha sido esconderlo e ignorarlo, pues desde el año 2014 borró de sus informes anuales de labores el rubro de Seguridad Aérea, con lo que dejó de publicar en el informe nacional más importante el número de accidentes e incidentes de la FAM así como su saldo en muertos y heridos, y se dedicó a hacer publicidad e "imagen", incluso presumiendo que uno de sus escuadrones de transporte recibió un premio internacional de seguridad por lograr nada menos que 2,400 horas de vuelo sin accidentes. ¿En serio? ¿Es un logro digno de premios volar 2,400 horas en aviones de transporte nuevos sin sufrir accidentes? Por favor, hay empresas de helicópteros civiles en México haciendo operaciones especiales, costa afuera, lucha contra incendios, patrullaje e instalaciones de torres de alta tensión que acumulan cientos de miles de horas de vuelo sin accidentes, ya ni decir de las aerolíneas...

   Como ya he señalado en otras ocasiones, en las causas del aumento de accidentes inciden principalmente tres aspectos: las horas de vuelo de adiestramiento de las tripulaciones, el mantenimiento de las aeronaves y la planeación de las operaciones.

  El tema del adiestramiento es el más crítico, pues la FAM reconoce en los propios informes de SEDENA, que pueden consultarse en internet, que sus pilotos apenas vuelan un promedio de 6 horas mensuales, para ser exactos al cierre de 2013 volaron  6:22, para 2014 6:11, en 2015 bajaron a 5:45, en 2016 alcanzaron 6:30 y para septiembre de este año se redujeron a 6:16 horas de vuelo mensuales de adiestramiento por piloto. Pero ¿qué tanto es esto? Pues la repuesta no es alentadora...

  El Centro de Seguridad Naval de Norfolk, Va, de la Armada de los Estados Unidos, realizó un exhaustivo estudio que demuestra que el número de horas de vuelo que debe mantener al mes un piloto militar para ser seguro son mínimo 11, y debe volar al menos tres veces a la semana. De hecho la US Navy mantiene a sus pilotos en el aire entre 12 y 14 horas al mes con lo que logra niveles de seguridad satisfactorios, aún cuando sus operaciones son muy riesgosas y en zonas de conflicto. 
En cambio, cuando los US Marines bajaron un año su promedio de horas de vuelo mensual a 8:8 debido a una crisis presupuestal ¿qué creen que pasó? ¡Aumentaron notablemente sus accidentes! Por tal motivo un piloto naval norteamericano no se considera calificado si no vuela un mínimo de 9 horas mensuales, por debajo de ese promedio los accidentes aumentan exponencialmente...

   La Fuerza Aérea estadounidense (USAF) considera parámetros similares y sus pilotos vuelan entre 16 y 20 horas al mes, mientras que en Europa la OTAN ha llegado a las mismas conclusiones y recomienda a sus miembros un mínimo de 180 horas de vuelo de adiestramiento anuales, las que no pueden ser sustituidas por simulación, o sea, los pilotos militares europeos deben volar 15 horas reales mensualmente para considerarse aptos.

   Así el problema más claro y obvio de la seguridad de los pilotos militares mexicanos es que vuelan muy poco, la mitad de lo que deberían, así que no me sorprende que la FAM tenga hoy un índice de accidentes por cada 100 mil horas de vuelo 7 veces mayor al de la aviación del US Army. Este problema ya lo he señalado antes y no se va a resolver sólo con conferencias y congresos, sino con presupuesto para que los pilotos vuelen más, mucho más y reciban mejores adiestramientos.

   Obviamente alguien pensará: "bueno, cualquier fuerza aérea tiene accidentes, por ejemplo en España se cayeron dos aviones de caza hace un mes". 
Pues justamente el caso del a Ejército del Aire Español es ejemplar, efectivamente sufrieron dos accidentes: ¡los únicos dos que han sufrido en más de 3 años! 
Eso demuestra que las no menos de 180 horas al año que vuelan los pilotos militares españoles como parte de la OTAN funcionan, de hecho la FAM, volando menos de la mitad que sus colegas españoles, ha tenido en un solo año más accidentes que los que el Ejército del Aire ha acumulado en 8 años ¿así o más claro? Y bueno, hasta la actitud es distinta, allá la Ministra de Defensa fue pronta en dar la cara y explicar a la opinión pública y legisladores la "mala racha" de los dos accidentes en su gestión, mientras aquí, con diez veces más accidentes, el Secretario de la Defensa ni toca el tema...

   Otro factor crítico en la seguridad aérea es, por supuesto, el mantenimiento, donde el principal problema deriva de las pésimas decisiones de compra de equipo, que denotan una falta de planeacion congruente, pues la FAM opera 9 diferentes tipos de helicópteros y más de 10 tipos de aviones, de una docena de diferentes marcas, lo que ocasiona un gran problema de logística...
¿A quién se le ocurre comprar C-295 y C-27J al mismo tiempo? ¿Cougars, Mi-17s, Blackawks y Bell 412? ¿Tener una flota grande de Pilatus y comprar Texans que son prácticamente lo mismo, pero marca Beechcraft? ¿Realmente se justifica tener esta flota variopinta? 

   Una fuerza aérea con los problemas económicos y políticos de un país como México no debería meterse en semejante lío. Las refacciones y las capacitaciones del personal de mantenimiento no son intercambiables, como tampoco las capacidades de los pilotos, por lo que la FAM se ha creado un rompecabezas de mantenimiento y operación, que aunado a la incompetencia (o corrupción) de las áreas de compras de SEDENA, inciden negativamente en la seguridad aérea, lo que se ha visto evidenciado con la incapacidad de poner en vuelo a los cazas F-5, los cuales, debido a que han sido volados muy poco, se consideran en cuanto a uso prácticamente nuevos, pero están fuera de servicio por enredos y malos manejos en los contratos de mantenimiento de sus motores, o la reciente caída en Chiapas de un helicóptero Mi-17, donde el historial de mantenimiento de esas máquinas ha sido muy cuestionado, incluso con escándalos por el dudoso origen de algunas de esas aeronaves y sus partes. Incluso muchos aparatos excelentes y prácticamente nuevos se han echado a perder simplemente por no darles el mantenimiento debido, como el moderno Pilatus PC-9M abandonado en Ixtepec o el helicóptero gigante Mi-26, que están parados en sus bases aéreas junto a muchas otras aeronaves como monumentos a la ineptitud, lo que ha costado millones de dólares de nuestros impuestos tirados a la basura. Con tantos problemas presupuestarios y logísticos, más la grave escasez de pilotos y personal de mantenimiento que agobian a la FAM, resulta muy difícil que opere con seguridad una flota tan variada y compleja...

   A muchos militares no les gusta que señale estos puntos, pero un piloto profesional nunca debe ofenderse ante una crítica enfocada a mejorar la seguridad aérea. La última vez que toqué estos temas dije que no deseaba ver sufrir a más gente por perder a sus seres queridos en accidentes que pudieran haberse evitado, no pasaron ni tres meses y siete familias más se han enlutado y la nación ha perdido muchos millones de dólares adicionales en equipo destruido.

   Insisto, celebro que la FAM esté empezando a tomar acciones para mejorar la seguridad de vuelo y le deseo mucho éxito en su Congreso, pero espero también que se pongan las palabras en acción y no se trate sólo de una movida publicitaria para mejorar las apariencias, pues lo que realmente espero ver es un aumento en las horas de vuelo de adiestramiento de nuestros pilotos militares y una notable, clara e indiscutible reducción en el número de accidentes. Es lo mínimo que merecen los militares que vuelan arriesgando su vida en cumplimiento de su deber.


Saludos

 
Héctor Dávila C.
 
 
Edito2
 
 

Acerca de Nosotros



La revista América Vuela nació en agosto de 1992, como una publicación especializada dirigida al sector profesional de la industria aeronáutica latinoamericana, fue la primera en su formato, totalmente escrita y editada en Latinoamérica.

Creadora de conceptos como la exitosa Exposición y Convención Internacional de Aviación AeroExpo, es además la primera y única revista multimedia en aeronáutica editada en español, al contar con las aplicaciones y paginas digitales más modernas.


America Vuela

Aviso de Privacidad