721

El cambio de manos de las representaciones de Cessna y Beechcraft para México,  entre Avemex y Aerolíneas Ejecutivas (ALE), representaron un sorprendente cambio de paradigma que ha estado en boca de todos dentro del negocio de la aviación privada.

La corporación de Wichita Textron Aviation, formalmente dueña de Raytheon Beechcraft y Hawker, como sabemos había adquirido la legendaria firma Cessna desde el 2014, por la que desembolsó la friolera de 1,400 millones de dólares "cash", para consolidarse como uno de los más grandes gigantes de la aviación norteamericana, pero ha mantenido las marcas Cessna y Beechcraft y sus respectivos productos con mercadotecnia separada, dado el valor del prestigio y antigüedad de las dos (creo que los legendarios Clyde Cessna y Walther Beech se están retorciendo en sus tumbas, pues eran socios incómodos en la Travel Air, empresa que disolvieron tras pelearse en 1927 para crear cada quién su propia empresa y siempre fueron acérrimos competidores).

Avemex, dirigida por Agustín Lanzagorta y Manuel Girault, una de las empresas de aviación corporativa más consolidadas de México, mantenía una relación de más de 20 años con Cessna y la línea Citation aparentemente irrompible, incluso parecía reforzada hace tan solo unos meses en que anunciaban que se harían cargo de la marca Beechcraft, lo que causó gran sorpresa, pero ahora desató más asombro el anuncio hace algunos días de que, oficialmente, toda la línea de aviones Textron, incluidos los famosos jets Citation, estarán ahora cobijados bajo las alas de ALE, tras una negociación de Arturo Ortega y Alejandro Alonso que se ha calificado de "jugada maestra".

Por otro lado, la aparente frialdad y deslealtad de los ejecutivos de Cessna hacia Avemex, con la que colaboraron con gran éxito por muchos años también ha despertado comentarios, pero los americanos son pragmáticos en estos asuntos y para ellos simplemente negocios son negocios.

Los aparentes titubeos de Textron para designar representantes en un mercado tan importante como el mexicano están relacionados con la preocupación que tiene la empresa de aprovechar lo mejor posible  los potenciales negocios que se avecinan, especialmente con el Gobierno Federal, donde las aeronaves Chellenger, Learjet y Gulfstream se han colocado muy bien en este sexenio, pero con quién Citation no ha tenido buenos resultados.

En contraste, la línea de bimotores turbohélice King Air 350 ha tenido ventas excelentes con el gobierno de México, principalmente para uso de la Armada, la PGR y la Fuerza Aérea (FAM) y a la división militar ni se diga, con la compra en los últimos 6 años de casi 70 entrenadores T-6C Texan II para las fuerzas armadas mexicanas.

A Textron le interesa mucho este negocio y manejarlo bien, ya que la venta del primer lote de Texans en 2011 fue polémica y les dejó muy mal sabor de boca, pues se hizo a través de Cometa, filial de la firma Tradeco, inmiscuida en no pocos escándalos de corrupción, y a la que Textron tuvo que demandar porque "se clavaron" un pago de 11 millones de dólares de SEDENA. (Textron tampoco canta más las rancheras, pues en su momento la firma suiza Pilatus los demandó por qué no le pagaban las regalías por el diseño de T-6 Texan II, el cual está basado en el PC-9 y que curiosamente era el preferido por la FAM, que incluso ya había comprado dos pero luego decidió mejor comprar "la copia" americana).

Se habla de que habrá más compras de T-6C, quizá otros 20 y que el nuevo avión de combate Scorpion, basado en el Cessna Citation, está muy cerca de ser comprado por los militares mexicanos, lo que debe tener a ALE y Textron muy atentos, pero su gran nicho a largo plazo es el mercado de aviación privada.

El mercado de aviones corporativos, ejecutivos y privados es muy complejo y últimamente no ha estado muy bien en Estados Unidos, donde las predicciones de ventas para los próximos 10 años han estado descendiendo hasta 3% de lo anteriormente previsto y de haber crecimiento este va a ser muy modesto. Con optimismo los mercadólogos del país del norte atribuyen esto a que los clientes esperan la salida de nuevos modelos, pero que hasta 19% de la flota ejecutiva tiene que renovarse pronto, aunque esta estimación es 8% menor a la que se preveía en 2016.

Sin embargo fuera de Estados Unidos está la cereza del pastel, y la región que se ha definido como BRIC (Brasil, Rusia, India y China) representa un total cambio de paradigma en el mercado, donde se esperan crecimientos asombrosos en todos los aspectos de la aviación; la India tan solo presenta un crecimiento hasta del 23% anual en el transporte aéreo, aunque Rusia y China se han des acelerado en materia de aviones ejecutivos.
Sin embargo Brasil brilla como el país con el potencial de compra de aviones nuevos más fuerte del mundo, y es que Latinoamérica es la única región del mundo en que, comparada con los estudios del año pasado, han crecido las expectativas de adquisición de aviones privados, donde se estima que se requiere reemplazar a corto plazo un 29% de la flota.

Aquí es donde regresamos a México, en donde los expertos identifican el mayor crecimiento en la oportunidad de vender aviones corporativos durante 2018, lo que sin lugar a dudas es parte fundamental en la estrategia de la nueva mancuerna ALE-Textron Aviation.

ALE es una empresa consolidada, con más de 45 años de experiencia en el mundo de la aviación privada y corporativa, con instalaciones en Toluca de entre las mejores de su tipo en el mundo. Vinculada con Textron y sus prestigiosos Citation, Caravan, y King Air, ALE representa sin duda un modelo referencial en la aviación ejecutiva.

Avemex, por su parte, en asociación estratégica con Universal Weather, se ha mantenido como una de las empresas más serias y respetables de la aviación corporativa, estoy seguro que su experiencia y renombre, pese al divorcio con Citation, les mantendrá como uno de los principales actores de esta industria.

A ambas empresas, que quizá son las de mayor abolengo en la aviación privada mexicana, les deseo el mayor de los éxitos en sus nuevos proyectos.


Saludos

Héctor Dávila

 

Edito

Archivo de Comentarios Editoriales