Una vez más el Gobierno de México quedó en ridículo ante  la comunidad aeronáutica mundial. Resulta que sobre los terrenos donde se construye el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (si, ya le quitaron del nombre el "de la ciudad") se les ocurrió la "puntada" de pintar pistas de aterrizaje simuladas, al parecer para dar mejor apariencia a la obra ante la visita de importantes empresarios y políticos, sobre todo para que el presidente Enrique Peña Nieto se diera una idea de lo bonito que va a quedar...

 El truco funcionó al grado que mucha gente llegó a comentar de lo avanzado de la obra pues "ya hasta se ven las pistas", cuando los trabajos del aeropuerto solo llevan un avance de apenas 10% y por supuesto nada de las pistas.

 Lo que los brillantes constructores del NAIM no contemplaron fue que en este asunto se deben cumplir las normas aeronáuticas, pues la marcación completa de una pista en donde solo hay un burdo aplanado es una estupidez, que en el mejor de los casos debiera haberse marcado con enormes X, que según la norma internacional denotan una pista inhabilitada, pero se pasaron por el arco del triunfo a la OACI y a la DGAC.

 Asociaciones internacionales de pilotos comenzaron a alertar a sus agremiados sobre esta situación tan irregular, de la que ni siquiera se emitió un NOTAM y tuvieron que ser las autoridades aeronáuticas norteamericanas las que le informaron a las mexicanas de la pifia, las que coloradas de vergüenza instaron a los encargados del proyecto a poner hace unos días las mentadas "equis" y hacer como que no había pasado nada.

 Algunos paleros del gobierno han querido defender este penoso incidente como parte de las labores normales de ubicación de las pistas y para hacer pruebas de trayectorias y aproximación de vuelo, pero para eso no se necesita pintar una pista completa con todas sus marcas reglamentarias y mucho menos omitir las marcas que indican que no es una pista en uso. Simplemente los directivos de este proyecto, encabezados por Federico Patiño, parecen preocuparse más por las apariencias que por el fondo en temas de seguridad aérea, su burdo intento de quedar bien con el Presidente sólo los hizo quedar como idiotas ante la comunidad aeronáutica, sin mencionar el inaceptable gasto en ese inútil y complejo trabajo de pintura.

 Como he comentado antes, con este tipo de comportamiento ¿qué seguridad nos dan de estar haciendo bien las cosas en el nuevo aeropuerto?

 Numerosos expertos y activistas sociales señalan que el nuevo aeropuerto no se sustenta y se perfila como un gran desastre ecológico, en particular por las enormes cantidades de tezontle que requieren para cimentar el suelo pantanoso de la zona. El tezontle es una piedra volcánica que se está minando de los cerros y laderas cercanos en el oriente del Estado de México, principalmente de los cerros de Teclalo y San Cristóbal, que se consideran zonas arqueológicas, actividad que se se está realizando hasta en un 30% de forma ilegal.

 Según expertos se requerirán casi 70 millones de metros cúbicos de tezontle para tratar de estabilizar el terreno pantanoso de entre 50 y hasta 100 metros de profundidad donde se construirán las pistas, lo que parece casi una misión imposible.

Esperemos que este nuevo aeropuerto no termine siendo un dibujo mal hecho.


Saludos

Héctor Dávila C.

 

 

Pista2

 

Pista3

 

Pista4

Acerca de Nosotros



La revista América Vuela nació en agosto de 1992, como una publicación especializada dirigida al sector profesional de la industria aeronáutica latinoamericana, fue la primera en su formato, totalmente escrita y editada en Latinoamérica.

Creadora de conceptos como la exitosa Exposición y Convención Internacional de Aviación AeroExpo, es además la primera y única revista multimedia en aeronáutica editada en español, al contar con las aplicaciones y paginas digitales más modernas.


America Vuela

Aviso de Privacidad